sábado, 25 de marzo de 2017

Waterpony.




de que algún día no me voy a equivocar, pero lo vivo haciendo. 
Tengo la cabeza en blanco o tan cargada de cosas que está atorada.
Tengo más preguntas que respuestas y más dudas que certezas. 
Tengo una sed de volar y partir, pero es más lo que estoy anclado. 
Tengo ganas de que te mueras, pero estás más viva que nunca.
Y siempre acertando en el momento y lugar. 
Y es más, ya no son sentimientos, sino, vómito.
Ganas de vomitar todas mis vísceras.
Enfermo de ganas y muerto de deseos.
Sin respirar puedo vivir, sin comer puedo seguir, sin amor no puedo seguir.
Es como querer cantar siendo mudo y querer sonreír no teniendo dientes.
Esa es mi vida, un pequeño sol oscuro y una bella noche sin estrellas.
Es como el miedo, pero sin sobresaltos.
Como una Coca sin gas y un Monumento sin palomas.
Tan básico, pero sin vísperas coloquiales de impulsos.
¿Y si quiero doblar en el en una recto?
¿Te digo que puedo hacerlo?
Porque es probable lograr eso a que alguien me entienda. 
Soy como Miss Universo pero sin listón, pero tan invisible como el sol de las 12.

¿Viste cuando amás?, bueno, así, pero sin saberlo y sentirlo.
Todas mis convicciones las corrompí y aún así, ya no veo lo que solía ver.
Porque, porque, ¿Por qué? porqué así estoy mejor o creo estarlo.

Me rindo ¿Me rindo?
No, ¿o si? 
Así es mi vida, así soy yo, nada y todo a la vez (depende para quien).
Somos sombras con una silueta ya designada, y eso es lo que me pasa a mí contigo. 
No soy más que un accesorio, un vil y vulgar accesorio de decoración oportuno, bien anclado en el momento preciso de existencia. 

Sin pasiones, pero con todo el lívido del mundo ¿Soy eso?
¿Qué pensás que soy? Sí, a vos te hablo.

Carne, huevos y corazón, somos árboles, somos vida y aún así no lo entendimos. 



















jueves, 23 de marzo de 2017

Dólar Futuro.

Y ¿ésto era morir? 
¿Así se sentía dejar que todos los nervios se apaguen?
¿Tan triste era desaparecer? 
¿Tan vacío se podía llegar a sentir que tu corazón dejara de latir?
y ¿ahora a dónde van a parar todas éstas emociones? 
¿Desaparecen? 
¿Van a otro cuerpo?
¿O simplemente quedan vagando en éste plano?

Y ¿si simplemente nunca existí? 

miércoles, 22 de marzo de 2017

Rushed Blood.



La sangre ya no es la misma ni tiene el mismo color y sabor.
¿Por qué cambiamos tanto?
¿De dónde salen las vendas que nos ponemos en los ojos?
Si comienzo a pensar me pregunto:
¿Por qué no puedo vivir sin respirar?
¿Tiene importancia olvidar todo y empezar de cero?
Pienso que si no tenemos el pasado presente volvemos por los mismos errores.
Si intento esconderlo ¿Es lo mismo?
¿Cómo funciona el "cosito" de dejar de darle importancia a las cosas?
¿Por qué no es simple la vida?
Si lastima tanto ¿Por qué no podemos dejarla ir?
No es tan complicado, pero a la vez ni siquiera entra en la cabeza.
Y si intento coger para olvidar ¿Porque termino muriendo un poco más?
Quiero intentar, intento, lo hago, pero no puedo.
Vuelvo a caer, sigo respirando, pero ya sin oxígeno.
Todo lastima tanto, pero tanto que ya ni bajo el sol me derrito. 
Corro rápido, pero no llego a ningún lado,
siempre estoy en el mismo lugar dando vueltas
viéndome caer, viéndome tropezar
y viéndome llorar un sin fin de veces.
Fumo para olvidarme, tomo para perderme
huyo para no volver, pero siempre abro los ojos.

¿Por qué es tan fácil respirar pero tan difícil vivir? 



lunes, 20 de marzo de 2017

Spoon.




Es más fácil vivir sin aire que sin amor.
Es más fácil intentar morir que dejar de amar.
Es más fácil dejar de fumar que intentar no amar.
Es más fácil hacer dieta que no sentir.
Es más fácil anotarse al gimnasio que evitar enamorarse.
Es más fácil dejar la cocaína que el amor.
Es más fácil respirar en el espacio que sacarse el corazón.
Es más fácil hablar sin verbos que negarse a amar.
Es más fácil dejar de dormir que que vivir sin amar.
Y es mucho más difícil sentir y no poder controlarlo.







miércoles, 8 de marzo de 2017

The Sunshine Feeling.























TE QUIERO FUERA DE MI VIDA. 




















martes, 7 de marzo de 2017

Dead Duck.

Un día levanté la mirada y te ví, me quedé sin piel, sin aliento y sin neuronas. Nada que decir al respecto, ya no cuento los días, no hay tiempo, solo te ví. Si quisiera cantar no podría, no tengo voz, no tengo cabeza ni recuerdos. Despegaste mi lóbulo frontal tan abruptamente que ya ni cuenta me doy si estoy dormido o consciente.
Tanta luz convertida en oscuridad, tanta luz hecha sombra, tanta misericordia, y aún así, tan solo por un corto tramo de agotamiento pude distinguir lo que ya no es un simple echo, sino un corto golpe letal, visceral y críptico, quedarse sin aliento ante tanto peligro, con el miedo de destrucción masiva que eso conlleva.
Verte para darme cuenta que ahí está la persona que va a convertir mis días en oscuridad absoluta, y creer que ya no hay escapatoria, porque de la humanidad ya no nos podemos escapar. Sentir el miedo tan dentro que los nervios se congelan y los huesos se pulverizan.
Perder la voz de tanto gritar, intentar correr y aún así morir en el intento.
Y he aquí, muerto, colapsado y obsoleto.

lunes, 6 de marzo de 2017

Fingertips.


















¿Sabías que no te quiero más?



















jueves, 23 de febrero de 2017

Inerte 7.

Estuve muerto mucho tiempo, muchos años, oculto, sin respirar, inmóvil en un mar de mí mismo, tan oscuro, como impenetrable. Perpetua de sentimientos intangibles, obsoleta de abstinencia emocional.
Ni siquiera registro el conjuro en el cual estuve metido, años de oscuridad, apagado, inerte, abolido de movilidad y sordo de sarcasmo.
A veces necesitaba necesitar, hasta el punto más remoto de mi voluntad, pero no bastaba con eso, siempre quería más y más a tal punto de caer muerto.
Los años pasaban, la gente pasaba, la vida pasaba, una y otra y otra vez, como un reloj de arena, tan lento como rápido a la vez, en carne viva el tiempo cortaba, pero en tercera persona solo pasaban segundos.
Nunca una realidad motriz, siempre espejos cortados distorsionando mi reflejo, alterando mi psiquis y apagando mis sentidos.

Eso es lo que puede lograr uno mismo, sin cimientos sólidos y con una brutal caída emocional.